E-learning, E-formación, Aprendizaje on-line

Según la Unión Europea, el e-learning es “el uso de las nuevas tecnologías multimedia e Internet para mejorar la calidad del aprendizaje, facilitando el acceso a recursos y servicios, así como intercambios y colaboración”.

Según Wikipedia, El e-learning es una educación a distancia o semipresencial (esta última también conocida como "blended learning") a través de los nuevos canales electrónicos (las nuevas redes de comunicación, en especial Internet), utilizando para ello herramientas o aplicaciones de hipertexto (correo electrónico, páginas web, foros de discusión, chat, plataformas de formación) como soporte de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

 


E-learning : Aprendizaje e innovación


Internet permite presagiar verdaderas revoluciones en numerosos ámbitos de la vida económica y social. La formación es uno de esos ámbitos. Durante la “burbuja” de los años 98-99, el aprendizaje fue considerado con frecuencia como el ejemplo de un sector en vísperas de una profunda transformación, y el e-learning fue presentado como un mercado con un potencial de crecimiento explosivo. En efecto, la innovación tecnológica y el fortalecimiento de las redes han permitido la aparición de numerosas soluciones de aprendizaje en línea, interactivas, de diseño multimedia y de fácil acceso para la mayoría de los individuos, se encuentren donde se encuentren y a cualquier hora del día.


E-learning : Tendencias, coste y democratización de la formación

Actualmente, es interesante comprobar que a pesar de esta abundancia de nuevas soluciones, el mercado del e-learning se ha desarrollado pero sin haber “explotado” verdaderamente. El ámbito de la empresa no escapa a esta constante. Entonces: ¿la formación profesional por Internet es realmente una inversión inteligente? La respuesta es sin duda afirmativa, debido a dos razones: por una parte, esta inversión no implica un gran desembolso. Internet no sólo es una herramienta de innovación pedagógica, es también un instrumento para reducir costes. En este contexto de mundialización, la era “industrial” cede su lugar a la del “saber”: las empresas, para seguir siendo competitivas, deben orientarse hacia las tareas con mayor valor agregado. La apuesta consiste entonces en desarrollar las competencias de un número mayor de colaboradores, casi sin modificar el presupuesto.

Por otro lado, el e-learning se ofrece a las empresas como una respuesta concreta a esta problemática: la formación se difunde fácilmente, en todos los ámbitos, y no siempre es necesario, contrariamente a lo que han hecho algunas empresas en la época de la burbuja de Internet, invertir masivamente en infraestructuras informáticas dedicadas a tal fin o en programas “globales” de administración de cursos. Aún cuando el e-learning no pretende reemplazar el valor agregado de un profesor de carne y hueso, no cuesta caro y democratiza el acceso a la formación

 

 

 

E-learning : Motivación y asiduidad, las claves del éxito

Los actores del sector identifican cada vez mejor las causas de la reticencia hacia la formación en línea: la falta de concentración y de motivación para permanecer frente a una pantalla y, por tanto, de constancia. La innovación,  que en un principio se había orientado a transformar en multimedia productos de aprendizaje ya existentes,  se interesa cada vez más por los vínculos probados entre motivación y aprendizaje. Aún con el uso de programas multimedia, nuestras mentes conservan las mismas propiedades y nosotros mantenemos las mismas capacidades de concentración, memorización y disciplina al realizar esfuerzos a largo plazo.

De esta forma, el e-learning está despegando con soluciones nuevas, en las que la innovación tecnológica no nos impone nuevas formas de aprender, sino que se adapta a nuestras capacidades humanas de aprender y memorizar. Por ello, invertir en formación por Internet es un acierto para las empresas, que no tienen por qué  gastar más de lo necesario para lograrlo.



E-learning inglés y la formación de inglés

Hoy en día todos afirman que hay que saber inglés. Pero ¿cómo integrar una formación eficaz en inglés con nuestros trabajos a tiempo completo? Una reunión a las 10 de la mañana, un almuerzo de trabajo, una entrevista en el extranjero, los e-mails, el teléfono...  ¿le queda algún momento para estudiar inglés?  Cuando estamos inmersos en una rutina diaria exigente, en la que rara vez entramos en contacto con ese idioma, lograr un progreso real en el conocimiento del inglés es un verdadero desafío. Y además, el inglés es difícil, es necesario estar motivado y un curso de vez en cuando no cambia demasiado las cosas.... Una conversación el inglés por teléfono, ¡y nos entra el pánico! 
 

Te damos la primera buena noticia que sirve también como respuesta: el dominio de un idioma depende de la frecuencia con que lo practicamos. Es por eso que incluso un aprendizaje breve pero continuo y a largo plazo, permite una mejor memorización que una formación puntual e intensiva. En otras palabras, no es necesario dedicar 4 horas de inglés al día durante un mes, lo que de verdad cuenta es la regularidad y la continuidad en el esfuerzo. En efecto, los cursos intensivos permiten progresar rápidamente, pero sólo son eficaces cuando están acompañados de una práctica regular del idioma, como por ejemplo, antes de un viaje al extranjero.
 

Entre los numerosos métodos que se nos ofrecen, el e-learning y las nuevas tecnologías de la información en general, presentan las ventajas de la simplicidad de acceso y la disponibilidad permanente de los recursos pedagógicos. Es cierto que la formación en línea, por teléfono o por e-mail no tiene el mismo valor agregado que la enseñanza de un profesor, con su autoridad y su presencia, pero se puede acceder a ella desde muchos lugares: en la oficina, en el hogar, y en cualquier momento del día y de la noche. Por eso es conveniente elegir un método que se pueda seguir de manera casi diaria, aún cuando se dedique al mismo sólo diez minutos al día. De esta manera, solo queda realizar este pequeño esfuerzo a largo plazo, para crear así las ocasiones de revisar y consolidar los conocimientos adquiridos. En este sentido, no hay nada como estar motivado, por eso le recomendamos elegir una opción entretenida.